Esther Merinero (Madrid, 1994)

El trabajo de Esther Merinero busca desmoronar la jerarquía existente entre sujetos y objetos. Para ello propone un nuevo juego de roles basado en una narrativa ficticia. Esther entiende los organismos (vivos e inertes) como otro cuerpo equivalente que puede interactuar, mutar y sentir de manera autónoma, pero que también puede escapar. Pasan entre un cuerpo y el siguiente, parcialmente escudados, pero con agujeros; potenciales barreras y aperturas para atravesar al otro lado, al siguiente cuerpo. Este interés responde a la compleja relación entre volúmenes formalmente separados y especula sobre fantásticos escenarios. 

 

Su práctica presta una constante atención a las nociones de accidente, el crecimiento y la fragilidad, que responden a la urgencia de la situación social contemporánea en la que vivimos. Esther desarrolla estas ideas a través de una variedad de medios que se activan desde el uso de imágenes o textos que crecen hacia una materialidad narrativa y escénica, que evoca un pensamiento crítico desde los sentidos.